Falleció el riocuartense que consumió un hongo venenoso

Iván Tarasconi, de 36 años, habría comido por error un ejemplar de Amanita Phalloides. Luchó durante 4 días y no salió adelante. Dolor en la comunidad universitaria y allegados.

Iván Tarasconi, de 36 años, habría comido por error un ejemplar de Amanita Phalloides. Luchó durante 4 días y no salió adelante. Dolor en la comunidad universitaria y allegados

El riocuartense Iván Tarasconi, que venía luchando por su vida desde el viernes último después de haber comido por error un ejemplar de Amanita Phalloides, finalmente falleció ayer en el Sanatorio Allende de la ciudad de Córdoba. Docente universitario, militante del veganismo y emprendedor, el joven, de 36 años, fue despedido ayer a través de las redes sociales por una gran cantidad de amigos, dentro y fuera del ámbito académico. Al final, no logró superar el cuadro de intoxicación severa que le provocó una insuficiencia hepática fulminante, por efecto de las toxinas.

Tarasconi, docente universitario e integrante del emprendimiento gastronómico “Bien vegano”, se encontraba de vacaciones en Santa Rosa de Calamuchita cuando sufrió el accidente que a la postre tendría consecuencias fatales.

Con los primeros síntomas de envenenamiento luego de consumir por error el denominado “hongo de la muerte”, el joven tuvo que ser trasladado de urgencia al Sanatorio Allende en la capital cordobesa.

En rigor, la especie que ingirió Tarasconi se llama Amanita Phalloides, un hongo altamente venenoso, con toxinas que impiden que la sangre fluya adecuadamente por los tejidos del cuerpo.

Cómo ocurrió todo

El joven riocuartense se encontraba internado con un panorama muy complicado desde el pasado viernes, aunque el consumo de hongos fue dos días antes, y este martes se conoció su deceso.

Según informaron desde el Sanatorio Allende de Córdoba, Tarasconi falleció a las 12.30 de ayer.

El médico Mario Sorbera alertó sobre la gravedad del consumo de Amanita Phalloides, que provoca una mortalidad “del 95% de los casos, de acuerdo a la bibliografía, y que es considerado como uno de los hongos más venenosos que existen”.

Durante toda la jornada, en las redes sociales empezaron a circular numerosos mensajes de recuerdo y de despedida para Iván Tarasconi. El docente era muy conocido dentro y fuera del ámbito de la Universidad Nacional de Río Cuarto, donde ejercía su profesión.

También tenía un costado militante por el veganismo y era uno de los impulsores del proyecto “Bien Vegano”. Además, integraba la Mesa de la Diversidad.

Su repentina muerte causó mucha consternación.

Los riesgos y los síntomas

En otro orden de cosas, los especialistas en la materia alertaron sobre los riesgos que entraña el consumo de hongos silvestres, y en particular sobre el cuadro de intoxicación que produce el llamado “hongo de la muerte”.

“Los ejemplares de Amanita Phalloides no miden más de 14 centímetros de alto, no son alucinógenos y crecen junto a los pinos y robles”, indicó Leopoldo Javier Iannone, biólogo e investigador del Conicet, según consigna Télam.

Además, precisó que los síntomas por intoxicación con este tipo de hongos no suelen percibirse hasta pasadas las 12 horas de su ingestión. “Luego, el paciente comienza con una gastroenteritis grave, con diarrea abundante, náuseas y vómitos”.

“A las 24 o 48 horas de la ingestión puede haber una mejoría que finaliza después de uno o dos días con la última fase de intoxicación con súbito empeoramiento”, indicó el investigador.

En esta línea, completó que en ese empeoramiento la persona “comienza con problemas hepáticos e insuficiencia renal que desencadenan un síndrome hepatorrenal que causa la muerte en la mayoría de los casos”.

Efectos y dosis

Si bien produce un daño generalizado en el cuerpo, las toxinas de este hongo atacan de manera particular al hígado y eso causa la muerte, explicó a Canal 12 Carlos Urcelay, biólogo profesor de la Universidad Nacional de Córdoba e investigador del Conicet especializado en hongos.

Aclaró que el Amanita Phalloides es un hongo que solamente crece junto a los pinos y robles, ya que sus raíces se asocian, por eso, es común hallarlo en varios sectores de las sierras de Córdoba.

Añadió que el daño  depende de la cantidad consumida, en este caso, Tarasconi habría ingerido una cantidad considerable.

Fuente: Puntal Río Cuarto
Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.